Mentiras populares que nos creemos

Tanto en los libros de historia de las escuelas se presentan imágenes de grandes sucesos del pasado y el presente que muchas veces puede inducir a error. Y no solo eso, en la cultura popular hemos visto muchas muchas fotografías y imágenes que son tan comunes que las asumimos sin más, sin cuestionarnos su veracidad. Lo cual es un error, ya que muchas veces acabamos asumiendo mentiras como si de realidades se tratasen.

El sitio cracked.com realizó una lista con fotografías e imágenes que nos han hecho creer cosas que son falsas. Te presentamos estas falacias para que te imagines el pasado de una manera más real.

Mentiras populares que nos creemos

Napoleón era bajo de estatura

Napoleón era bajo de estatura

De acuerdo a los historiadores, Napoleón Bonaparte medía poco más de 1.70 metros en una época en que la estatura promedio de los franceses era de 1.69 metros. Una posible explicación de su fama de “chaparro” es que solía hacer sobremesa y embriagarse con soldados de bajo rango. Así adquirió fama de ser un comandante bajo, es decir, de baja categoría. Lo anterior fue utilizado por los ingleses para hacerle contra propaganda de ser un general de “poca estatura”.

Los velociraptores no tenían plumas

Mentiras que nos creemos

Hace millones de años, los dinosaurios dominaban la tierra. En los libros de historia y películas nos muestran a los diferentes tipos de estos grandes reptiles. Los velociraptors son unos de los más conocidos por su voracidad, pero su imagen de fiero depredador podría estar en duda.

Un estudio publicado por la revista science en 2007, dio a conocer que los velociraptors poseían plumas y tenían un tamaño menor al presentado en la película Jurassic Park. La revelación se dio luego de que se estudiara el fósil de uno de estos dinosaurios encontrado en Mongolia, en 1998.

Thomas Alva Edison inventó la bombilla

Thomas Alva Edison inventó la bombilla

Edison obtuvo la patente de un tipo de bombilla en 1880 y tuvo bastante éxito al comercializarla. Sin embargo, el alemán, Heinrich Goebel ya había registrado su propia bombilla incandescente, en 1855. Tiempo después, pero siempre antes que a Edison, en 1874, se le concedió al ingeniero ruso Alexander Lodiguin la patente, en 1619, por una bombilla también incandescente.

Esculturas griegas tenían color

Esculturas griegas tenían color

Generación tras generación, los libros de historia y arte han presentado la majestuosidad de este arte en un tono blanco, debido al mármol con el cual eran realizadas, pero realmente poseían diversos tonos.

Investigadores han utilizado luces ultravioletas y rayos X para demostrar que las antiguas creaciones poseían colores. Las esculturas y estatuas estaban pintadas con colores vivos; sin embargo, las efigies perdieron estas gamas, debido a agentes atmosféricos.

Distintas partes de la lengua perciben distintos sabores

Distintas partes de la lengua perciben distintos sabores

Si bien es cierto que la lengua tiene diferentes clases de papilas gustativas que perciben distintos sabores, es falso que se encuentren agrupadas por secciones identificables. En realidad, se encuentran juntas unas con otras.

Las pirámides de Egipto no eran marrones

Las pirámides de Egipto no eran marrones

Los antiguos egipcios fueron una de las culturas más desarrolladas. En la meseta del Gizeh construyeron tres magnificentes pirámides que sirvieron de tumba para los faraones.

Actualmente, estas construcciones tienen un color arenoso; sin embargo, no siempre fue así, aunque los libros lo presenten. En la antigüedad, la pirámide de Keops, la más grande, estaba recubierta por piedra calcárea blanca que la hacía resplandecer bajo el sol y era llamada “Al Ahram”, que significa la luz, destaca profeciasyprofetas.com.

En el año 1356, el sultán otomano Al Mamún, decidió quitar el recubrimiento y utilizarlo en la construcción de mezquitas y fortalezas en El Cairo.

El Big Bang no fue una explosión

El Big Bang no fue una explosión

Hay algunos que dicen que el origen del universo se produjo en un momento de rápida expansión de la materia, conocido como el Big Bang. Sin embargo, muchos afirman que no hubo ninguna explosión y el universo se expandió como un globo lleno de materia oscura fría.

A los ratones les gusta el queso

A los ratones les gusta el queso

Investigaciones realizadas por la compañía de control de plagas Rentokil demostraron que antes que el queso, los ratones prefieren los alimentos con alto contenido de azúcares, como frutos secos, manteca y cacahuates.

Jesús no era como lo pintan

Jesús no era como lo pintan

Las imágenes religiosas muestran a Jesús como un hombre alto, de larga cabellera, barba bien cortada y ojos azules; sin embargo, algunos estudiosos de este hombre mencionan que la vida dura como carpintero y las correrías por las colinas robustecieron su cuerpo.

Jesús era un predicador que vagaba por una región polvorienta y calurosa, por lo tanto es muy probable que no siempre pudiera lucir pulcro, con peinado impecable y con una túnica siempre blanca. Era un maestro pobre, vivía de los alimentos y el hospedaje que le proporcionaban sus seguidores.

El agua corre a la inversa en los distintos hemisferios

El agua corre a la inversa en los distintos hemisferios

El agua corre siempre en la misma dirección, en función del movimiento de rotación de la Tierra. Irónicamente, la percepción de que corre hacia el lado contrario en el hemisferio sur respecto al hemisferio norte proviene del hecho que todos los edificios están ubicados de un modo opuesto, a manera de espejo, podría decirse.

Los cascos vikingos no tenían cuernos

Los cascos vikingos no tenían cuernos

A lo largo de la historia nos han mostrado imágenes de cómo se vestían las personas hace varios siglos. Los vikingos usaban cascos con cuernos y los peregrinos en Estados Unidos portaban saco, sombrero y zapatos relucientes. Estas creencias no son del todo ciertas.

Un hombre de Noruega dio a conocer que los vikingos usaban cascos de cuero y sin cuernos. La creencia de los cascos cornudos se debe a las ilustraciones que realizó el sueco Gustav Malstrom en 1820 para un poema.

En tanto, es complicado creer que los peregrinos usaran un atuendo pulcro, ya que la mayoría del tiempo se la pasaban en el campo sembrando y cosechando.

El hombre evolucionó a partir del mono

El hombre evolucionó a partir del mono

Los postulados de la teoría de la evolución no sostienen que el desarrollo de la fisionomía humana proviene del mono. En todo caso, pone en evidencia algunos puntos comunes de su genética. Las teorías de Charles Darwin establecen que cada especie evoluciona sobre su propia base. En el caso del hombre, compartimos la familia u orden, los primates, pero con diferente superfamilia y familia, la Homoidea y Homidae respectivamente.