Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

¿Es cierto que hubieron bombas nucleares perdidas? Por increíble que parezca la respuesta es sí. Durante la Guerra Fría, el ejército de Estados Unidos perdió por lo menos ocho armas nucleares de forma permanente y hasta la fecha nunca las ha encontrado. Estas son las historias de lo que el Departamento de Defensa de defensa ha llamado como “flechas rotas”, así pues os dejamos con esta terrible lista de armas nucleares perdidas de Estados Unidos, ordenadas por orden cronológico, con una fuerza combinada explosiva 2.200 veces la bomba de Hiroshima.

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

En el pacífico

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

13 de febrero 1950. Un B-36 bombardero estadounidense en ruta desde Alaska a Texas durante un ejercicio de entrenamiento se quedaron sin electricidad en tres motores y comenzaron a perder altitud. Para aligerar la aeronave la tripulación se deshizo de su carga, una carga de 30 kilotones (Como el Fat Man), es decir una bomba nuclear en el Océano Pacífico. Los explosivos convencionales detonaron en el impacto, produciendo un destello y una onda de choque. Sin embargo los componentes de la bomba de uranio se perdieron y nunca se recuperaron.

 

En el aire

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

10 de marzo 1956. Un B-47 con dos núcleos de armas nucleares desde la Base Aérea MacDill en Florida a una base en el extranjero fue abatido en un combate aéreo cuando simplemente efectuaba una misión de reabastecimiento en el mar Mediterráneo. Después de perderse en un banco de nubes gruesas a 14.500 pies, nunca se pudo encontrar el avión ni sus restos, incluyendo los núcleos nucleares, que tampoco se encontraron. A pesar de que el tipo de arma se mantiene sin revelar, las bombas Mark 15, unas poderosas bombas termonucleares  termonucleares (las que comúnmente pueden portar los B-47) son las más probables, en caso de ser estas, habría tenido un rendimiento combinado de 3,4 megatones.

 

En alguna parte de un pantano de Carolina del Norte

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

24 de enero 1961. Un B-52 que transportaba dos bombas nucleares de 24 megatones de  se estrelló mientras despegaba de una base aérea en Goldsboro, Carolina del Norte. Una de las armas se hundió en tierras pantanosas, y su núcleo de uranio no se ha encontrado a pesar de la intensa búsqueda a una profundidad de hasta pies 50. Para asegurarse de que nadie más podía recuperar el arma, la Fuerza Aérea compró un permiso permanente que concede el privilegio de a las fuerzas armadas de que cuando un particular o cualquier entidad quiera cavar en esa zona requiera el permiso del gobierno para hacerlo.

 

El incidente en Japón

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

05 de diciembre 1965. Un avión de combate A-4E Skyhawk portando un arma termonuclear de 1 megatón (bomba de hidrógeno) resbaló de la cubierta del USS Ticonderoga, un enorme portaaviones, el A-4E cayó en el Océano Pacífico. El avión se hundió junto a las armas a 16,000 pies de profundidad siendo nunca encontrados. 15 años después la Marina de la  U.S.A finalmente admitió que el accidente había tenido lugar, alegando que ocurrió a 500 millas de la tierra en la relativa seguridad de la alta mar. Esto resultó no ser verdad, dónde realmente ocurrió fue a unos 80 kilómetros de la isla Ryuku en Japón, el portaaviones estaba navegando a Yokosuka, Japón, después de una misión de bombardeo sobre Vietnam.
Estas revelaciones causaron un escándalo político en Japón, que prohíbo a los Estados Unidos el introducir armas nucleares en su territorio.

 

250 kilotones de fuerza explosiva

Bombas nucleares perdidas y jamás encontradas

No todas las bombas nucleares perdidas lo fueron por aire, también por mar se han llegado a perder. ¿Cúando fue? Debemos remontarnos a la primavera del 1968. Al regresar a su base en Norfolk, Virginia, el USS Scorpion, un submarino de ataque nuclear, se hundió misteriosamente unos 400 kilómetros al suroeste de las islas Azores. Además de la trágica pérdida de los 99 miembros de la tripulación, el Scorpion llevaba dos armas nucleares no especificado, ni misiles ni torpedos anti-submarinos con cabezas nucleares fueron encontrados. Esto podría producir hasta 250 kilotones de potencia explosiva (Dependiendo de que tipo de arma tuviese en su interior).